100 fotografías y 100 historias de mujeres de Badalona

Rosita Queralt. 85 años (en bañador)

“Recuerdo las primeras verbenas del antiguo Club Natació en 1933, con la orquesta de Ramón Evaristo, las gardenias en el pelo, los vestidos de percal… Allí asistía el ´floret de Badalona´. Me viene a la memoria el primer patín de vela que construyeron los hermanos Monge aquí en la asociación. A los siete años  mi padre ya me llevaba al mar. Era una bellísima persona y creo que siempre, aun después de muerto, me protege. Muy pronto empecé a nadar Todavía hoy conservo la caseta número 4 de los vestuarios. A mí el mar me lo ha dado todo”.

“Tengo tres hijos, seis nietos y una biznieta, y cada día al mediodía vengo al club (del que fui miembro de la junta del 1987 hasta 1995) hasta la hora de comer. Hago vida social. Disfruto de la amistad con todos. Formamos un grupo de amigas badalonines, con las que comparto actividades y placeres. Vamos a exposiciones, viajamos, nos lo pasamos muy bien. No soy coqueta pero me gusta ir bien arreglada. Siempre quise estudiar medicina pero eran otros tiempos y en la familia me ocupé de un colmado. Hace dos meses me quedé viuda y encuentro a faltar a mi marido, el trabajo que me daba. Veo el futuro muy largo y creo que para ser feliz has de ser honrado, noble y estimarte. Si tú te quieres, apreciarás de verdad a los demás”.

Gina Ramia, 7 años

“Nado crol y mariposa cuando vengo al club. Hago unas 50 piscinas. Me gusta estar con los amigos y jugar al americano. Lo paso muy bien y salgo muy relajada. Estudio tercero de primaria.

Esther Sancho, 29 años (embarazada)

“Cuando estaba embarazada les cantaba canciones de navidad como aquella de ´que li darem al noi de la mare´…  y parecía que se quedaban quietecitas y tranquilas. Ahora, cuando miro a mis hijas me emociono. Son perfectas, no tienen ningún defecto. Espero ser una buena madre y que mis hijas me quieran, me siento aún muy niña, pero sé que saldré adelante. Todas las mujeres de la familia tenemos en común que no cambiaríamos Badalona por nada del mundo. Necesitamos el mar, el ruido de las olas, el aire, acariciar la arena. El mar es terapeutico. El mar te calma. Soy psicóloga”

Galería

  • Share:
error: Content is protected !!